5 caldos para el inicio de la primavera

 

5 caldos para el inicio de la primavera. Nadie duda de su poder reconstituyente en cualquier época del año, pero es evidente que un buen caldo apetece, sobre todo, cuando el tiempo es fresco y húmedo.

Así, se convierte en la opción perfecta para estos días: por un lado, contribuirá a paliar la conocida como ‘astenia primaveral’ y, por otro, nos ayudará a templar el cuerpo cuando tengamos frío.

Aquí os dejo cinco recetas muy sencillas para elaborar unas sopas:

  • La básica: puerro, zanahoria y cebolla, con esqueleto de gallina o muslo de pollo y un hueso de jamón. Estos son los ingredientes mínimos para disfrutar de un buen caldo. Hora y media en la olla o 20 minutos en la olla exprés bastarán para tenerlo. Con fideos o una chorradita de jerez, el resto es cuestión de gustos.
  • La de la abuela: más contundente, añadiría a lo anterior carne y hueso de ternera y un trozo de jarrete de cerdo e, incluso, para acercarnos más al sabor del cocido, se puede añadir en los últimos cinco minutos de la cocción la morcilla y el chorizo. Con todo esto, no hará falta un segundo plato, porque la carne utilizada se puede trocear e introducir en el mismo plato.
  • Sopa de ajo exprés: para los soperos que no tienen tiempo para complicaciones, esta receta es tan fácil como poner en aceite bien caliente varios dientes de ajo con el pan duro desmigado y el pimentón y, en cuanto esté dorado, cubrirlo con agua y echar la sal. Después de 10 minutos de cocción, se puede completar el caldo con unos huevos batidos, perejil y/o unos trocitos de jamón picado. Para chuparse los dedos.
  • Otra opción para vegetarianos: solo hay que emplearse en el picado de la verdura, zanahorias, puerros, cebollas, judías verdes, repollo, nabos… también se puede añadir al final espinacas y una ramita de apio. Para convertirlo en un plato más completo, se recomienda introducir a mitad de cocción patatas troceadas. Y para insistir en el sabor, es aconsejable ponerle un toque de miso, que no es otra cosa que pasta de soja.
  • La de pescado: solo se necesitan 20 minutos para tener un sabroso caldo de pescado. Es suficiente con dorar el ajo y la cebolla, añadir los mejillones con cáscara y limpios, las gambas y unos lomos de merluza, pues todo bien apañado con pimentón y con el agua correspondiente… ya dará lugar a un delicioso caldo. Si en vez de agua se añade un caldo con las cabezas o espinas de un pescado blanco, o con las cáscaras de las gambas… aún quedará más gustoso.

5 caldos para el inicio de la primavera

¡Reconfortantes para cualquier época del año!!!

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN