La trufa negra. Como cocinarla

La trufa negra. Como cocinarla

La trufa negra se encuentra principalmente en Aragón, según los expertos son las mejores. Viven bajo tierra, en simbiosis con las raíces de los robles, avellanos o nogales. Se reproducen en la primavera, apareciendo entonces como pequeñas pelotitas, que luego en el verano y otoño, se hinchan y maduran, llegando al tamaño de una pelota de golf. Mide entre 3 a 7 cm. incluso de 10 cm.- y un peso entre 20 y 200 gramos, aunque excepcionalmente pueden superar incluso los 600 gramos.

Dicen que el mejor buscador de trufas es la cerda, pues tiene un finísimo olfato, y puede rastrear una trufa a treinta centímetros bajo tierra, a diez metros de distancia y con el viento en contra.

¿Como conservarla?

Lo mejor es consumirla fresca, para ello es importante conservarla adecuadamente.

La trufa no se debe mantenerse nunca a temperatura ambiente, se debe conservar refrigerada a una temperatura que no sea superior a 4ºC.

Al conservarla en frigorífico, se aconsejable guardar la trufa en un recipiente hermético y colocarla sobre una base de arroz. El arroz absorbe la humedad de la trufa y la conserva durante mucho más tiempo. Es importante abrir el recipiente donde conservemos la trufa, una o dos veces al día, para evitar acumulación de humedad y permitir que la trufa “respire”.

Si vas a congelarla es aconsejable no guardarla más de un año en el congelador.

Se deben congelar las trufas en un recipiente hermético, y a la hora de utilizarlas, la rallamos sin descongelar, y volvemos a guardar rápidamente en el congelador la trufa restante.

Como cocinar la trufa

Cuando uses trufa en tus recetas debes saber que nunca debe cocerse, ni someterla a temperaturas superiores a 40ºC ya que se anulan gran parte de las cualidades culinarias. La mejor forma de usarla es añadiéndola sobre los alimentos en el momento de servirla.

Una opción exquisita es laminarla en un plato y verter aceite de oliva virgen de buena calidad, no demasiado fuerte sobre las láminas de trufa, dejamos macerar un par de horas y servimos sobre unas rebanadas finas de pan recién tostado. ¡Deliciosa!

También podemos rallarla o laminarla sobre unos huevos fritos de gallina. ¡Una delicatessen!

La trufa negra combina muy bien con arroces, pastas italianas, huevos y carnes.

La trufa negra. Como cocinarla

Video: Agencia Almozara

 

Escribe un comentario

Colaboradores