Lasaña de calabaza y pesto

Lasaña de calabaza y pesto

Hoy tenemos un plato rico y sabroso, una Lasaña de calabaza y pesto. Una receta delicada y fantástica que gusta a todos.

Ingredientes:

  • 1 calabaza de aproximadamente 500 gramos
  • 2 cucharadas de aceite de girasol
  • sal
  • pimienta negra
  • 35 gramos de nueces
  • 1 diente de ajo
  • 40 gramos de espinacas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • salsa bechamel
  • 120 gramos de queso cheddar, rallado
  • 150 gramos de placas de lasaña

Elaboración:

Precalentamos el horno a 200ºC.

Pelamos la calabaza, quitamos las semillas y cortamos en dados de 1 cm. Mezclamos con un poco de aceite, y sazonamos con sal y pimienta, ponemos en una bandeja de hornear y asamos durante 30-40 minutos.

Mientras que la calabaza se asa, ponemos las nueces, el ajo y las espinacas en un procesador de alimentos, y trituramos hasta que se forme una pasta gruesa. Añadimos un par de cucharadas de aceite de oliva, y procesamos de nuevo para combinar. Reservamos.

Derretimos la mantequilla en una sartén y, a fuego lento, añadimos la harina. Removemos continuamente durante un minuto o dos para cocinar la harina, a continuación, añadimos la leche alrededor de 50 ml a la vez, sin dejar de batir hasta que nos quede suave y sin grumos

Preparamos la bechamel y una vez hecha añadimos la mitad del queso rallado (alrededor de 70 gramos)

Retiramos del fuego, y removemos durante un minuto más hasta que el queso se ha derretido y la salsa esté suave de nuevo

Cuando esté cocinada la calabaza, la pasamos a un bol y trituramos con un tenedor.

Preparamos en la batidora la salsa pesto de nueces, espinacas, 1 diente de ajo, sal y 2 cucharadas de aceite de oliva.

Encendemos el horno a 190°C.

En una fuente de horno extendemos dos cucharadas de bechamel de queso. Añadimos una capa de láminas de lasaña.

Añadimos la mitad de la mezcla de calabaza y la extendemos sobre la capa de lasaña. Seguido añadimos otra capa de lasaña,  la mitad de la salsa de queso restante, extendiéndola alrededor para cubrir las láminas de lasaña.

Ahora ponemos una capa de salsa pesto.

Cubrimos con otra capa de placas de lasaña, añadimos el queso rallado restante, alrededor de 50 gramos y pimienta negra recién molida.

Horneamos la lasaña, sin tapar, durante unos 45 minutos, o hasta que el queso esté dorado y la pasta esté blanda. Si el queso se dora demasiado rápido, cubrimos el recipiente con papel aluminio y cocinamos hasta que esté suave.

Dejamos reposar durante 5 minutos antes de cortar las raciones.

Lasaña de calabaza y pesto

 

Escribe un comentario

Colaboradores