La trufa negra, consejos de conservación

La trufa negra, consejos de conservación

La mejor manera de disfrutar de la trufa negra, es consumirla fresca. No más tarde de los 10 días siguientes a su recolección. Es durante este periodo de tiempo cuando la trufa negra se encuentra en toda su plenitud.

Para conservar la trufa fresca durante este periodo de tiempo debemos tener en cuenta esta serie de consejos:

  • Si fuera posible, la trufa deberá mantenerse con la tierra que lleve adherida. No debe limpiarse sino en el momento justo antes de su preparación culinaria.
  • La temperatura óptima de refrigeración no debe superar los 3ºC .
  • No debemos guardarlas al aire libre, ya que pueden oxidarse, con la consiguiente pérdida de perfumes.
  • Para guardarla es conveniente utilizar cestas, o recipientes porosos, como por ejemplo de barro.
  • La trufa no debemos guardarla nunca en recipientes de plástico.
  • Para cubrirla lo mejor es hacerlo con un trapo con cierta humedad.
  • A la hora de limpiar la trufa, antes de su preparación en la cocina, es recomendable que utilicemos agua fría y un pequeño cepillo para quitar la tierra de sus rugosidades.

 Trufa negra de Teruel y sus formas de conservación

Al no estar disponible en fresco durante todo el año, fuera de temporada, la podemos adquirir también en conserva.

  • con su jugo natural.
  • con aceite de oliva virgen extra del Bajo Aragón (D.O.)
  • con brandy, (aunque la maderización modifica sus aromas)

Otro modo de conservación es congelarlas, pero por separado, una a una, para poder consumirlas durante todo el año.

Para consumir la trufa congelada, no hay que descongelarla, es mejor rallarla sobre el plato que estemos cocinando. Así no la utilizamos entera y podremos seguir conservándola congelada. Os recomiendo envolverlas en papel de aluminio antes de introducirlas en las bolsas especiales de congelación que existen en el mercado.

La trufa negra, el oro negro de Aragón

La trufa negra se encuentra principalmente en Aragón, actualmente es número uno en el mundo en cuanto a calidad uy producción, según los expertos son las mejores. Viven bajo tierra, en simbiosis con las raíces de los robles, avellanos o nogales. Se reproducen en la primavera, apareciendo entonces como pequeñas pelotitas, que luego en el verano y otoño, se hinchan y maduran, llegando al tamaño de una pelota de golf. Mide entre 3 a 7 cm. incluso de 10 cm.- y un peso entre 20 y 200 gramos, aunque excepcionalmente pueden superar incluso los 600 gramos.

 

Escribe un comentario

Colaboradores

Tu frutería de calidad
Tu frutería de calidad
DELICATESSEN