La nueva tendencia, tiendas alimentación a granel

La nueva tendencia, tiendas alimentación a granel

Muchos recordaréis aquellas tiendas de ultramarinos donde se compraba a granel. Pues vuelven y se van a poner de moda.

Las tiendas de compra a granel son los nuevos ultramarinos. Y buena prueba de ello es que, en una ciudad de provincias poco dada a las novedades, el primer establecimiento de este tipo enseguida se llenó de público mayor de 50. Nuestros padres y abuelos están acostumbrados a comprar al peso, del mismo modo que usan medidas como ‘cuarto y mitad’ pero ¿y nosotros?

¿Por dónde empezar? 

Puedes entrar a mirar, a pasear entre sacos y botes y encontrás ingredientes de nombres exóticos como ras al hanut, y otros más comunes como garbanzo pedrosillano, que te harán sentir como en casa. Un dependiente te saludará al entrar y te dirá que si necesitas algo, o tienes cualquier duda, le preguntes. Hazle caso.

¿Qué ventajas tiene comprar a granel?

La principal, comprar solo lo que necesitas -si el único uso que le das al pimentón es condimentar el hummus ¿por qué comprar un bote que dura varios meses? La frescura y autenticidad de ciertos ingredientes. Pide que te abran un bote de albahaca seca molida y sorpréndete con el olor; fíjate en el aspecto y en la textura de dátiles, ciruelas, pasas… Descubrir nuevas variedades de alimentos tan comunes como la pasta, el arroz… Conocer el origen de los productos que comes. DIY: puedes comprar especies variadas y mezclarlas tú mismo; adquirir frutos secos en crudo y tostarlos en casa, como avellanas, pipas de calabaza… Muchos ingredientes son ecológicos, y otros de comercio justo; Se utilizan bolsas de papel reciclado o biodegradables, y puedes ir con tu propio recipiente…

¿Qué puedo comprar?

Lo que quieras y en la cantidad que quieras. No hay compra mínima. En Casa Ruiz (calle Hermosilla 88, Madrid), el primer establecimiento de este tipo en Madrid, con varias sedes en la capital y en Barcelona, se pueden encontrar más de 100 variedades de especias, 50 tipos de frutos secos y otros tantos de frutos desecados y deshidratados; 45 tipos de legumbres; harinas, cereales y pseudo-cereales, además de arroces y pastas integrales, tés, cafés, algas, setas deshidratadas… Paseando por Pepita y Grano (calle del Alcalde Sáinz de Baranda 45 en Madrid) nos llaman la atención los espirales de pasta de garbanzdos y de lentejas, el arroz rosa y el verde que “es de Vietnam y se fríe”, explica Esther una de sus propietarias. ¿Te gustan las gominolas? Prueba a cambiarlas por frutas deshidratadas; las hay con y sin azúcar añadido.

¿Cómo conservo lo que compro?

Javier Ripoll, fundador y copropietario de Casa Ruiz apunta que “depende del tipo de alimento y su grado de secado. Frutos secos, arroces, cereales… pueden conservarse en las propias bolsas de compra. Los productos con más del 10% de agua en su composición, como los frutos desecados, pasas, ciruelas, higos, dátiles… es recomendable guardarlos en tarros de vidrio, ya que no desecan y permiten que se conserven más jugosos. También hay que tener en cuenta la época del año: en verano, o con temperaturas continuadas superiores a los 24 grados, las harinas, cereales, arroces integrales y productos ecológicos (productos sin ningún tipo de conservante químico, ni utilización de pesticidas o radiaciones) tienen que conservarse en sitio fresco y seco, como si fuera un producto fresco”.

La nueva tendencia, tiendas alimentación a granel

 

Escribe un comentario